El Himno Nacional de Guatemala

Continuando con la tónica de los símbolos patrios, no podíamos dejar de hablar del Himno Nacional de Guatemala. Éste junto con el resto de los símbolos, representa la idiosincrasia y misticismo de nuestra sociedad.

¿Por qué razón deberíamos conocer los detalles históricos de estos elementos? La razón principal no es solo por mero conocimiento; ya que tanto para locales como para extranjeros, Guatemala recoge no sólo la expresión cultural de nuestra nación, sino también ha dejado una impronta en el continente con el aporte legado por la civilización maya.

Te cuento todo el proceso que involucró la creación del Himno Nacional de Guatemala; con esta información podrás concluir que no es una cuestión tan sencilla como crear una serie de versos y luego insertar una música de fondo; sino el tiempo y las circunstancias de todo un país le han dado forma a la música y letra.

Historia del Himno Nacional de Guatemala

Uno de los detalles mas curiosos de la historia que comprende la creación de nuestro Himno Nacional, es que por mucho tiempo se mantuvo en el misterio, la autoría de la letra.

Lo mas temprano que registra la historia, se fecha en el año de 1879, cuando Ramón Pereira Molina escribe la letra del denominado “Himno Popular” y Rafael Álvarez Ovalle compone la música.  Sucedió que la letra del “Himno Popular” había sido escrito pero no tenía música.

Por mucho tiempo la Llamada Sociedad Literaria intentó producir la música pero resultaba en vano hasta que la Jefatura del departamento de Guatemala, decide aperturar un concurso público para conseguir dicha composición.

Muchos artistas se inscribieron y presentaros sus composiciones resultando ganador el maestro Rafael Álvarez Ovalle.
Este himno con su letra y música, estaría presente a lo largo de una década y media. Alrededor del 1896, el gobierno presidido por el Militar José María Reina, decide sustituir el “Himno Popular”, ya que a su criterio, éste himno no tenía esencialmente el sentir social y presentaba muchos errores.

Se apertura entonces para esa fecha un nuevo concurso público para la composición en letra y música de lo que sería un nuevo himno.  El resultado de dicho concurso dejó como ganador la composición presentada por el Maestro Rafael Álvarez Ovalle; que serviría de fondo para un escrito presentado en forma anónima, que se convertiría en el Himno Nacional.

El Himno de nuestros días

Después de algunas disputas, tras resultar vencedor el maestro Rafael Álvarez Ovalle con su composición, se deja establecido el nuevo Himno Nacional, que vendría a sustituir el extinto “Himno Popular”.
Finalmente, el 14 de marzo del año 1897, se estrena toda la composición, presentada en un acto que se llevó a cabo en el Teatro Colón.
En aquel mismo acto se escucharía por vez primera las gloriosas notas y letra del Himno Nacional; y también se condecoraría al maestro Rafael Álvarez Ovalle, recibiendo así una medalla de oro y también un diploma.

Hasta principios del siglo 20, específicamente 1911, no se tenía idea de quien había escrito la letra del Himno Nacional, lo único que se conocía era la firma “anónimo” con la que se identificó el texto.

Sin embargo, a mediados de aquel año, se dio a conocer que el “anónimo” referido en el texto de la letra, realmente era el poeta y profesor cubano José Joaquín Palma, quien poco antes de morir deja saber la noticia.

Llegaría el año 1934, cuando se decide modificar algunos versos del Himno Nacional. Esta tarea le fue conferida al profesor José María Bonilla, quien con mucha brillantes realizó algunas sustituciones en el texto de tal forma de suavizar un poco el mensaje y

enmarcarlo en algunos datos históricos también relevantes. Hasta la fecha, nuestro Himno ha permanecido intacto y cantado con todo patriotismo.

La esencia expresada en el Himno Nacional

Si revisas con minuciosidad la letra del Himno, podrás percibir; que en ella está plasmada nuestra historia nacional antes y durante nuestra emancipación.

Guatemala al igual que otros pueblos, tiene en su historia pasada, hechos y circunstancias de coloniaje y esclavitud; de hecho el proceso libertario costó muchas vidas a lo largo de varias décadas.

El Himno pretende recordarnos continuamente no volver a esa condición de esclavitud; que aunque si bien es cierto, no será como el coloniaje español de aquel entonces, podría darse de cualquier otra manera, emulando el mismo episodio de antaño.

Conclusión

Por mucho tiempo nuestro Himno Nacional, fue considerado como una de las mas hermosas composiciones; en cuanto a Himnos Nacionales se refiere. De hecho y sin ánimos de presumir; a principios del siglo 20 se catalogó como el mejor Himno.

Lo importante de todo esto es comprender, lo que este canto representa en el corazón del ciudadano; que al escucharlo mueve la fibra mas profunda del corazón. Si su letra y música están continuamente presentes; tendremos esa sensación de libertad que cada uno se merece tanto como persona como nación.